TÚNEL DE SAN GOTARDO / Zurich, Suiza

El Túnel de base de San Gotardo, el cual tiene la friolera de 57 km de longitud, desde Erstfeld en el cantón de Uri hasta Bodio en el Ticino, lo que le convierte en el túnel ferroviario más largo del mundo.

TÚNEL DE SAN GOTARDO / Zurich, Suiza

Con una duración de 17 años de construcción. Con un tercer túnel Inaugurado en 1980, el macizo de San Gotardo también puede ser atravesado, por sus entrañas, en coche. Es uno de los pasos por carretera más importantes de los Alpes suizos.

Se ha realizado a profundidades similares a las de las minas más grandes del planeta, en el corazón de montañas que, sin ventilación, en su rocoso interior, alcanzan temperaturas por encima de los 45º C. Ha sido el aspecto técnico más complejo de la obra, ya que el túnel cruza de raíz algunos de los colosos alpinos más notables de la cordillera.

Durante los trabajos se han extraído 13 millones de metros cúbicos de rocas, el equivalente a cinco pirámides de Keops; se han utilizado cuatro millones de metros cúbicos de hormigón, el mismo que se habría necesitado para levantar 84 edificios como el Empire State de Nueva York. Y cada una de las cuatro tuneladoras utilizadas medía 410 metros, el equivalente a cuatro manzanas del Eixample.

El resultado final son dos galerías paralelas por las que los trenes circularán en sentido único y en las que una haría de vía de evacuación de la otra en caso de emergencia. Están comunicadas por puertas de emergencia cada 350 metros.